Florencia Etcheves: Los dichos de la Presidenta tienen sus repercusiones. Estamos aquí en el piso con nuestro invitado, Carlos Garetto de Coninagro. Lo primero que yo le quería preguntar tomando nota de lo que dijo la presidente, ella explicó una suerte de metodología, llueve mucho, se deja las vacas en las haciendas para que coman esa pastura fresca, las vacas no salen para ser faenadas por eso ante la falta de vacas, de carnes aumenta en los mostradores. Esta metodología de dejar la vaca en el campo cuando llueve ¿existe, es real?
   
   Carlos Garetto: Acá hay que distinguir dos cuestiones, la cuestión puntual que normalmente se da en un proceso productivo, en donde a veces por la sequía o por exceso de lluvia, puede haber un faltante o un sobrante, pero la cuestión de fondo es que se ha destruido el aparato productivo, hemos llegado al año 2010 con un novel de producción que no alcanza a cubrir la demanda ¿Por qué? Porque han desaparecido gran parte de las madres, hay una liquidación de vientres que nos ha dejado un nivel menor de terneros que es la fabrica, la fabrica de carne empieza por el tercero entonces hay menos producción.
   
   FE: A ver, ¿se deja o no se dejan las vacas como dice la Presidenta?, es algo que se hace siempre pero cuando antes había mas vacas se podía suplir.
   
   CG: Las vacas están siempre en el campo con pasto o sin pasto, cuando no hay pasto el productor las suplementa, o sea el proceso productivo continua mas allá de que se encarece por la suplementación pero trata el productor de retener y acompañar el proceso productivo, pero lo que está faltando es la vaca, esta faltando quien transforma el pasto en carne, y ese primer proceso esta faltando el ternero que el ternero después en un proceso termina con al asado en el gancho, entonces sino hay ternero no vamos a tener asado, lógicamente esto hace de que el precio aumente porque hay una demanda muy sostenida de parte del consumidor con un novel de 70 kilos de carne por año y esta política agropecuaria ha terminado con los criadores, ha terminado con la cría, ha termina con el trigo, a terminado con los productores, porque también hay 57 mil productores menos, entonces acá me parece que hay que sentarse seriamente a discutir un programa de emergencia para recuperar rápidamente los niveles de productividad.
   
   FE: Pero eso seria como a largo plazo, porque como usted explica, la vaca tiene que quedar embarazada, tiene que parir, tiene tiempos esto, en ese lapso, en el caso que se pueda rearmar este programa productivo que como usted nos dice esta quebrado, en ese lapso, el mostrador, la carne va a seguir subiendo inevitablemente.
   
   CG: Si el producto no esta en el mostrador el precio sube, esta es una ley de la oferta y la demanda. Hay que trabajar en los dos extremos, aumentar la producción o sea con aumentar la oferta, lógicamente lleva un proceso mucho más largo, trabajar sobre la demanda de tal manera que se genere consumos alternativos, de por si, el hecho de aumentar el precio va a bajar también el consumo no va a ser más 70 kilos, pero hay que recuperar otra ves el aparato productivo de tal manera que este proceso de deterioro, este proceso de liquidación de vientres, primero se contenga he iniciemos un proceso de crecimiento, de producción nuevamente, situación que ya habíamos advertido en el año 2006, 2007, entonces por favor empecemos ya, así por lo menos dentro de dos años vamos a tener carne.
   
   FE: Cortito, la Presidenta dijo ‘Cuando algunos ganan más otros pagan más’ ¿Los ganaderos esta gañido más?
   
   CG: Los ganaderos han desaparecido, gran cantidad de ganaderos porque han terminado liquidando sus planteles, vendiendo sus vientre, consecuencia de que el negocio no cerraba, no había rentabilidad, en esto hay que ser claro, se fueron a otras actividades mas equilibradas, en algunos casos pudieron hacer soja. Entonces hay que devolverlos los incentivos y las expectativas de producción a la ganaderia, para que tengamos otra vez un nivel de producción, no solo para abastecer el mercado interno, sino también los mercados internacionales en los cuales nuestras carnes eran prestigiosas en cuanto a su calidad, mercados tradicionales que hoy hemos perdido, nos esta ganando Brasil, y esto significa también más carne en el mostrados pero también más divisas para los argentinos, para que el gobierno pueda atender sus obligaciones.