El presidente de Coninagro, Carlos Garetto, estuvo presente en la última jornada de AgroActiva donde recorrió el predio ubicado entre las localidades santafesinas de Casilda y Carcarañá donde en contacto con la prensa dio perspectivas a futuro del sector y su relación con el Ministerio de Agricultura.
   
   El dirigente, acompañado por su esposa, dejó en claro que "el sector va incrementando su potencial a medida que va encontrando las condiciones favorables de las políticas que reclama y que los argentinos necesitan" y aseguró que "hoy por hoy es lo que el productor necesita para seguir creciendo, para apostar hacia el futuro con más inversión".
   
   Garetto pidió un cierto grado de previsibilidad y de sustentabilidad "que incluya a los pequeños y medianos productores que son una estructura que en el interior del país le da sustento a l resto de la actividad económica y es un tejido social muy importante a la hora de superar crisis como las que hemos padecido años atrás".
   
   En relación a las políticas agropecuarias se remontó a los momentos más críticos del conflicto entre el campo y el Gobierno y consideró que "hacia futuro no podemos desperdiciar otra oportunidad que creemos que es histórica porque el mundo reclama alimentos y nosotros estamos en condiciones de producirlos en calidad y en cantidad".
   
   Desde el nombramiento de Julián Domínguez como ministro de Agricultura de la Nación se ha notado una cierta armonía entre las entidades y el Ejecutivo visto la actitud dialoguista impulsada por el jefe de la cartera agropecuaria, más allá de algunas rispideces surgidas de vez en cuando.
   
   En tal sentido, Garetto dijo que "con el Gobierno tenemos muchas coincidencias como así también algunas diferencias", y vio como positivo que "los casos en que coincidimos se puedan plasmar en instrumentos que le lleguen al productor, que perciba los resultados, que genere los incentivos para mejorar la productividad y devolverle las expectativas hacia futuro".
   
   Mientras, dio a entender la necesidad de dialogar en los casos donde las ideas no sean coincidentes para que haya una "solución a una serie de temas que son esenciales a la hora de generar un mayor nivel de productividad".
   
   Por último, manifestó la necesidad de recomponer el sistema comercial como así también el sistema tributario y calificó a las retenciones como "confiscatorias con los niveles de precios internacionales de los comodities y especialmente para el pequeño y mediano productor al cual hay que darle sustentabilidad a los fines de que a partir de su propia estructura vayamos multiplicando y generando un efecto que genere más empleo, más bienestar y más recursos".