Como cierre del Año Internacional de las Cooperativas, se inauguró en Avellaneda, Santa Fe, el Monumento al Cooperativismo.
   Esta ciudad, referente de esta forma de organización en la región, acuna un gran número de empresas cooperativas, las que, por iniciativa de la Juventud Agraria Cooperativista Centro Avellaneda, llevo a cabo esta obra de las manos del artista local Tomás Franzoi.
   El cooperativismo ha alcanzado en Avellaneda una importancia realmente considerable desde su nacimiento en el año 1897 cuando los productores agropecuario forman un consorcio que agrupaba a 30 personas con el fin de comercializar juntos su producción. Más tarde, en 1899, ese organismo se dividió dando lugar al surgimiento, el 23 de abril de 1899, de la cooperativa de Producción y Consumo, con 22 asociados, la que se disolvió en el período 1907/1908.
   Desde 1913 comenzó a funcionar otra agrupación con el objetivo de comercializar el maní y el lino pero luego de unos años, ya asentado el sistema, comenzó a tomar cuerpo la idea de formalizar una cooperativa legamente constituida, origen a la que hoy es la Unión Agrícola de Avellaneda Coop. Ltda., una institución actual que ha extendido su accionar a toda la región y que nuclea en su seno a la mayoría de los productores agropecuarios de la misma. Referente del cooperativismo en la zona, sin dudas es un ejemplo que para el surgimiento de más cooperativas que hoy son también empresas de excelencia en su accionar diario.