CONINAGRO está de acuerdo en proteger y hacer uso sustentable de los humedales. Empero, considera que el proyecto de Ley, cuyo tratamiento está actualmente en el Senado Nacional, requiere modificaciones.
   Desde la entidad creemos imposible que una sola definición abarque el abanico de ecosistemas humedales presentes en Argentina. Es por eso que creemos conveniente que se considere la definición de cada tipo de humedal, según estudios del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) son más de veinte tipos distintos de humedales, equivalentes al 12% del territorio nacional. La definición utilizada actualmente en el proyecto de ley indica que cualquier área que presente agua en superficie o se inunde o haya estado inundada, es un humedal. Significando así que, un río, un lago, una laguna y hasta un "bajo" de un campo o una superficie que antiguamente era recorrida por un curso de agua hoy es un humedal. Con esta definición se limitaría la continuidad de las producciones agropecuarias presentes en el 25% del país.
   Por otro lado, el proyecto de Ley no contempla la totalidad de los servicios, es decir, la utilidad o la función que cumple el humedal para la sociedad. El proyecto en tratamiento, sólo contempla los servicios relacionados al abastecimiento de agua, a las funciones ambientales y recreativas o turísticas que brindan los ecosistemas, omitiendo los servicios relacionados a las actividades productivas como son el abastecimiento de alimentos y de materias primas. Desde CONINAGRO consideramos que el proyecto de Ley presentado en la Cámara de Senadores, al omitir servicios brindados por los humedales, es un proyecto restrictivo para el sector agropecuario. Es por eso que reclamamos la incorporación de todos los servicios de abastecimiento.
   Asimismo, creemos que un proyecto que pretende promocionar el uso racional y sustentable de los humedales debe considerar las actividades productivas que se realizan y están presentes en ellos. Producciones regionales como acuicultura, arroz, algodón, forestación, frutos cítricos, frutos de pepita, ganadería, hortalizas, lechería, ovinos, vitivinicultura y yerba mate dependen de estos ecosistemas. Las leyes deben procurar que las actividades productivas realicen un uso racional de los recursos. Se debe tener en cuenta que de las producciones regionales dependen una gran cantidad familias, desde aquellas que cultivan para sobrevivir como aquellas que presentan escalas pequeña y mediana de producción. Además, se debe apreciar que muchas de las actividades agropecuarias mencionadas son el sustento económico y social para el crecimiento y el desarrollo de las provincias.
   Desde CONINAGRO creemos indispensable la aprobación de una Ley que promocione la conservación, la protección y el uso racional de los humedales. No obstante, la Ley deberá contemplar la variedad ecosistémica de nuestro país, la totalidad de servicios brindados por los humedales y la adecuación de las actividades productivas para que éstas sean sostenibles. Queremos una Ley que no restrinja al sector agropecuario, sino que lo incorpore, y así asegure la sustentabilidad en todo el territorio nacional.
   

Recibir información de Coninagro

Recibir información de Coninagro

Si querés recibir las últimas novedades podes hacerlo completando el formulario.

 

SUSCRIBIRSE

You have Successfully Subscribed!