Integrantes de la Mesa de Enlace Nacional se manifestaron sus objeciones al proyecto oficial del Servicio Nacional de Sanidad Agroalimentaria (SENASA) para modificar la manera en que se ejecuta la vacunación contra la fiebre aftosa, al tiempo que respaldaron la "excelente labor" desarrollada en la provincia por la FUCOSA.
   
   Durante una conferencia de prensa realizada en el predio ferial de la Sociedad de Mercedes, el representante correntino en la mesa directiva nacional de CONINAGRO, Marcelo Ocampo, se expresó en contra de la iniciativa kirchnerista de establecer un cambio en la política antiaftosa.
   
   El SENASA impulsa un cambio en el sistema que rige desde el año 1991, a fin de que la vacunación no sea realizada por las fundaciones provinciales como ocurre hasta el día de la fecha, sino por veterinarios privados, lo cual pone en juego un negocio de 300 millones de pesos.
   
   "Cuando hubo focos de aftosa en Corrientes, nunca quedó en claro el porqué ni de donde vino", recordó Ocampo, quien en contrapartida defendió a rajatabla la labor desarrollada por la Fundación Correntina para la Sanidad Animal (FUCOSA).
   
   "La eficiencia que hubo en los últimos años en Corrientes deja en evidencia que la vacunación antiaftosa no debería cambiar, ya que cuando estuvo a cargo del SENASA fue cuando tuvimos fiebre", recalcó el dirigente rural.
   
   Según la tesitura de Ocampo, esta movida apunta a que "aparezca un nuevo foco de aftosa, a fin de que no podamos exportar carne y que la Argentina pierda el estatuto que tiene a nivel mundial".