Este 2012 que está promediando, es un año intenso para CONINAGRO ya que estamos recorriendo todo el país, visitando las diversas zonas productivas en las cuales nuestras cooperativas adheridas a las distintas Federaciones que representamos, tienen una destacada presencia en la cadena de las economías regionales de cada zona o provincia con motivo del Congreso Argentino de las Cooperativas.
   
   
   Este evento trascendente nos permite acercarnos al hombre de campo cooperativista, escuchando sus inquietudes y preocupaciones, tratando de acompañarlo desde la gestión gremial, a través proyectos vinculados a la faz comercial y que respondan a las necesidades que surgen frente a situaciones vinculadas a los procesos productivos, entre muchos tantos temas.
   
   Y esta oportunidad de recorrer palmo a palmo cada rincón del país, nos permite además acercarnos a las distintas cooperativas y conocer qué acciones están llevando a cabo; y confirmar con satisfacción cómo el productor va tomando conciencia acerca de la necesidad de participar, de informarse, de estar actualizado y de expresarse. Y esto es fundamental, porque ha sido siempre nuestro objetivo, dentro de la filosofía cooperativa, donde la figura del socio y su estructura familiar es el eje central que a través de su integración va logrando una mejor sustentabilidad además de ser un fuerte contribuyente al desarrollo económico local y conformando una maya de contención social.-
   
   Ser representantes del cooperativismo agropecuario, en este año de vital importancia para el movimiento, nos compromete hacia el futuro, para ser más eficientes en este mundo cada vez más globalizado y constituye un gran desafío a trabajar fuertemente en una mayor integración, y a ratificar día a día, con gestión y con acción, que el cooperativismo es el sistema de vida más adecuado para impulsar una mejora en la calidad de vida de nuestras familias y para dejarle a nuestros hijos y a los jóvenes, en general, un país mejor que merezca ser vivido.