Frente a los trascendidos que dan cuenta de nuevas restricciones a las exportaciones de carne, CONINAGRO considera que dicha medida sería un gran error que perjudicaría nuevamente a los productores y consumidores.
      El cierre de exportaciones de carne ya se ha realizado en años anteriores y quedó demostrado que pese a la suspensión de las ventas externas, el precio de la carne en el mostrador siguió aumentando.
      El consumo externo implica solo el 7% de la producción de carne, mientras el mercado interno consume el 93%.
      La única forma de bajar los precios de un producto es incrementar la producción del mismo. Simple cuestión de oferta y demanda.
      Frente a esto, la única medida conducente es estimular al sector ganadero para lograr mayor productividad y mayor faena.
      Si el gobierno está pensando alguna medida restrictiva, es nuestro deber advertirle que para contener el precio de la carne en góndola, éste sería un nuevo pasaporte al fracaso.
      

Recibir información de Coninagro

Recibir información de Coninagro

Si querés recibir las últimas novedades podes hacerlo completando el formulario.

 

SUSCRIBIRSE

You have Successfully Subscribed!