Me parece que el hecho de haber jerarquizado la secretaría ya es una señal de cambio. Si va a haber una apertura y un espacio de diálogo donde podamos consensuar y podamos lograr puntos de coincidencia, y buscar las salidas que el sector necesita, va a ser auspicioso para todos; de lo contrario vamos a una situación más conflictiva, que no es beneficiosa ni para el campo ni para los argentinos. El problema social hoy se viene agravando, y el campo es parte de la solución de los problemas que tienen los argentinos»