Es por ello que los valores del cooperativismo toman una fuerza trascendente. La acción coordinada de cada uno de sus eslabones, sumada al convencimiento sobre la importancia del movimiento como referencia de solidaridad, igualdad y compromiso mancomunado, conforman la base más sólida para seguir desarrollando acciones bajo el paraguas de este sistema.
   
   CONINAGRO, que representa a productores agropecuarios que abrazaron al cooperativismo como forma de vida, no quiere dejar pasar esta oportunidad para acercarse a cada uno de los pueblos y ciudades que conforman nuestra Argentina para expresar, además, una renovada esperanza luego de un acto democrático en el que cada uno de los ciudadanos que habitan nuestra tierra pudieron expresarse con libertad y responsabilidad. Desde el movimiento cooperativo cultivamos el optimismo de creer que toda renovación en el Congreso de la Nación puede significar una mayor recepción para las necesidades de nuestro sector. Como dirigentes hemos hecho nuestro aporte. Es hora de que todos nos pongamos a trabajar, más allá de diferencias políticas.
   
   El cooperativismo es hoy la base de respaldo para economías de países como Canadá, Estados Unidos, Nueva Zelanda o Suecia. Pretendemos que también en nuestro país el cooperativismo sea un sistema que represente el engranaje más sólido para seguir desarrollando nuestra actividad institucional.
   
   
   Carlos Garetto
   Presidente de CONINAGRO