Con la presencia de un centenar de productores y funcionarios de cooperativas de la región centro de Santa Fe y aledaños, CONINAGRO realizó la Primera de las Jornadas Ganaderas que bajo el lema de «El cooperativismo frente a los cambios en el escenario productivo» que llevará a cabo durante lo que resta de 2010.
         Con un mensaje claro, los técnicos de la entidad dejaron expuestos los ítems más destacados que dieron lugar a una pérdida de 27.000 productores ganaderos desde 2006 en la Argentina.
         «Desde CONINAGRO se intenta mostrar lo que ocurrió en el país, hechos que fueron anticipados al gobierno aunque nadie escuchó a los productores, y terminamos importando carne desde Uruguay para abastecer el consumo interno», adelantaba Daniel Asseff, economista a cargo del Área de Economía de CONINAGRO.
         La presentación institucional, base del mensaje replicado entre los productores, indica que Argentina terminará el año importando 1700 toneladas desde Uruguay, 112% más que el año anterior.
         Otro de los mensajes destacados por los especialistas de CONINAGRO indica que «el precio al productor se mantuvo quieto durante 49 meses mientras la carne en el mostrador aumentaba». También que «el consumo mundial de la carne se incrementará en el 2020, 3.683.000 toneladas, que equivalen casi a una vez y media a la producción total de carne vacuna argentina.
         La exposición institucional, que se sumó a la brindada por el especialista Víctor Tonelli y al especialista del IPCVA, Adrián Bifareti, destacó también las medidas que necesita la ganadería para posicionarse con sostenimiento tanto en el mercado interno como en el externo, luego de que se perdieran 10 millones de cabezas de ganado.
         Finalmente el encuentro fue cerrado por el presidente de CONINAGRO, Carlos Garetto, quien dio un marco institucional, sin dejar de mencionar los problemas coyunturales y estructurales de la ganadería, destacando que estas jornadas ganaderas que encara la entidad (y que se replicarán, con otros analistas y especialistas del mercado de carnes, en Curuzú Cuatiá, Bahía Blanca, Basavilbaso y Nogoyá) tienen como objetivo «tomar conciencia, con argumentos, de la necesidad de tener una política ganadera perdurable en el tiempo, para volver a ser el país productor y exportador que era proveedor de las góndolas del mundo».