Consultado por la prensa internacional, Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro reflexionó que: «la situación de Vicentin tiene muchos lados. Primero, es realmente preocupante desde un punto de vista político y legal, dado el proceso legal relacionado con el cese de los pagos de la compañía, el marco legal de la bancarrota y el decreto del presidente. El problema debe ser impulsado por la legalidad. Si no es así, entonces Coninagro está completamente en contra. Segundo, con respecto a la situación de bancarrota, creemos que podemos ayudar. Desde el punto de vista de las cooperativas, podemos aportar contenido y gestión. Hay empresas de primera clase que pueden ayudar con las actividades de Vicentin, que pueden colaborar para mantener trabajos y apoyar a nuestros productores, para que haya una fuerza de producción impulsada por pequeñas y medianas empresas cooperativas. Esta es la posición fundamental de Coninagro, una en la que las cooperativas y asociaciones y una economía solidaria pueden ayudar al proceso, y en la que ni el Estado ni los argentinos tienen que perder un centavo. Es, más bien, la continuidad de la producción y del empleo, dos factores que son centrales para el capital social del cooperativismo. Haremos todos los esfuerzos posibles para que no caigamos en ninguno de los extremos, ni en una situación de individualismo total en la que el capitalismo irracional no tenga en cuenta el hecho de que a los productores y trabajadores no se les paga, ni un estatismo que viola las normas legales. Coninagro no comparte ninguna de estas posiciones extremas; Somos capital pro-social y estamos a favor de mantener empleos y apoyar a nuestros productores”. (texto traducido del original)

Publicación original

LAA200622

Leer más en el portal haciendo click aquí

Recibir información de Coninagro

Recibir información de Coninagro

Si querés recibir las últimas novedades podes hacerlo completando el formulario.

 

SUSCRIBIRSE

You have Successfully Subscribed!