El titular de Coninagro e integrante de la Mesa de Enlace, Carlos Garetto, admitió ante la prensa que el reclamo del sector pierde fuerza en las grandes ciudades y que en esos centros urbanos «pasó a un tercer o cuarto plano» la protesta del Campo.
      
      «En las grandes ciudades hay otras prioridades» que dejaron en un «tercer o cuarto plano» al reclamo de los ruralistas. Sostuvo Garetto.
      
      El titular de Coninagro señaló que «hay que avanzar en alcanzar soluciones y resultados» con el Gobierno, en tiempos en que parece recrudecer el conflicto.
      
      «En las grandes ciudades están con problemas por arriba de lo que ocurre en el sector agropecuario. Los sectores urbanos están preocupados por no perder el empleo, porque con el actual salario no llegan a fin de mes, por la inseguridad. Así los problemas del campo pasan a un tercer o cuarto plano», afirmó.