El tercer día de AgroActiva tuvo varias visitas importantes y entre éstas se encuentra el presidente de Coninagro, Carlos Garetto, integrante de la Mesa de Enlace. El dirigente rural llegó cerca del mediodía a la exposición y realizó una recorrida dialogando con productores, empresarios y directivos de la muestra, con quienes además compartió un almuerzo. Al ser consultado por la prensa sobre el significado de la realización de AgroActiva en un contexto complicado como el que rodea al agro en la actualidad.
   
   "El productor en particular y el sector agropecuario en general nunca han bajado los brazos en la lucha porque está en juego su dignidad como ser humano. Esta exposición es un reflejo de ello ya que en un evento como este queda plasmada la visión de futuro y la esperanza del campo argentino".
   
   La cultura del trabajo de la tierra es el legado de aquellos inmigrantes que llegaron de regiones lejanas a instalarse y hacer del cultivo de los suelos su forma de subsistencia y su estilo de vida. "Esto es lo que está pidiendo el productor –comentó Garetto- que se brinden las condiciones para seguir trabajando en un marco de estabilidad democrática, con reglas de juego claras, políticas coherentes y previsibilidad en las actividades como ganadería y lechería que necesitan de ciclos e inversiones más grandes".
   
   Como cada referente político o dirigente rural que pasó por AgroActiva, el presidente de Coninagro no pudo evitar hacer referencia a las elecciones legislativas del 28 de junio próximo. "Estamos en una etapa electoral y, aunque los integrantes de la Mesa de Enlace dijimos que no íbamos a ser candidatos porque el campo no es un partido, sí nos propusimos colaborar con la elaboración de las plataformas electorales como lo hicimos en el proyecto presentado en marzo". Sobre los pedidos y urgencias que mantienen en alerta al sector, el dirigente rural indicó que "reformular una política agropecuaria en la emergencia es algo que le cabe al Ejecutivo, pero hay que rearmar todo el sistema, no sólo con baja en las retenciones sino también con otras medidas que devuelvan el incentivo al productor y la esperanza al interior del país".
   
   Entre estas medidas complementarias Carlos Garetto mencionó: eliminar las intervenciones en el comercio de granos, las trabas en las importaciones "que generan la desarticulación en el precio interno", ya que esto genera incertidumbre y provoca una baja que repercute en el primer eslabón de la cadena, el productor.
   
   "Estas cosas se definen desde la política –enfatizó el ruralista- y ojalá en el Congreso podamos avanzar rápidamente en los resultados que no se han dado y que por eso el conflicto del campo sigue vigente". Por último el integrante de la Mesa de Enlace manifestó como punto positivo del conflicto que mantiene el campo con el Gobierno Nacional desde hace más de un año que "la sociedad argentina ha comprendido en este proceso cuál es la realidad, qué es el campo, qué recursos genera, como participa en la cadena económica y nos ha devuelto calidad institucional".