La novedad de que Argentina podrá exportar carne ahora a Estados Unidos es una buena noticia para los productores argentinos y, muestra una vez más, que el agregado de valor – en este caso, en la producción ganadera vacuna – es un camino de certezas y buenas perspectivas para nuestros productores. 

“Lo importante del anuncio es el hecho de que Argentina tenga las puertas abiertas de nuestra carne a uno de los mercados más exigentes, por ello, aquellos con estándar similar deberían abrirse en forma más simple”, indicaba el presidente de CONINAGRO, Carlos Iannizzotto.  

“Esta posibilidad de los mercados abiertos, es resultado del trabajo en conjunto entre el Estado y los privados, quienes a través del IPCVA, contribuimos con aportes a la difusión en el mercado mundial. Es mucho lo que se ha hecho al respecto”, recordaba Iannizzotto.  Esta opinión coincide con el proyecto de Ley de Economías Regionales que elaboró nuestra entidad, donde se aborda el agregado de valor que termina redundando en mayor beneficio para toda la cadena.

La cuota cedida a la Argentina, habilitada luego de 17 años de parálisis, de 20.000 toneladas representa el 10% aproximadamente de lo que se viene exportando, con lo que no es despreciable y deberemos todos trabajar mancomunadamente para seguir respaldando los altos estándares de calidad exigidos en los mercados del mundo.