La Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias encabezó una concentración hoy en Coronel Pringles con el fin de manifestar en contra de la política agropecuaria que sumió a dicha zona en una profunda crisis.
   La concentración se realizó en la ruta de acceso a la ciudad, donde una caravana de más de 4 km. acompañó a las entidades que se expresaron con duros discursos en el salón de actos del Club Independiente de Pringles. Allí, más de 2000 personas acudieron a la convocatoria que contó con el apoyo de las fuerzas vivas de la región, una zona de producción afectada por la sequía que alteró los ciclos de la ganadería e impactó negativamente en cereales.
   Los discursos excedieron lo sectorial y apuntaron a la necesidad de un fortalecimiento de la institucionalidad de la Argentina, acechada, al menos en la coyuntura.
   En su discurso, el presidente de CONINAGRO, Carlos Garetto, expresó un mensaje para el gobierno, que con su política agropecuaria ha logrado resultados magros que no han contribuido a darle sustentabilidad a las producciones agropecuarias. Garetto bregó por la dignidad del productor rural y sus familias – sustento de toda gestión gremial de nuestra entidad – y calificó como dádivas, los subsidios que el gobierno nacional repartió la semana pasada en la zona de Pringles. «Este es un acto de reclamo hacia el gobierno ya que se ha comprobado que con la política agropecuaria impuesta se han logrado magros resultados. Se ha impuesto la políticas de las migajas, con subsidios y ayudas que no significan nada a lado de todo lo que el sector de esta región ha aportado como retenciones». «El gobierno ha venido a esta zona de Pringles a otorgar dádivas, aportes vergonzosos comparado con lo que el campo aportó en los últimos 5 años», indicó.