Ya transcurrieron 10 días de la reunión técnica en la que entidades y funcionarios del gobierno ajustaron, entre otros pedidos, los alcances del Decreto Reglamentario de la Ley de Emergencia Agropecuaria y acordaron claramente sobre la urgencia de atender la gravísima situación que esperan 14 provincias para que sus productores sientan un poco de alivio, luego de haber padecido la peor sequía de los últimos 32 años. Con la declaración, en forma inmediata, se dejaría de intimar desde la AFIP a todos aquellos productores que vivieron situaciones dramáticas y que hoy se ven realmente impedidos de responder a la apetencia fiscal.
      
      CONINAGRO lamenta que nada de ello haya ocurrido. No se ha implementado la prometida reglamentación de la ley, ni siquiera la declaración de emergencia a las provincias afectadas, como tampoco se ha logrado respuesta ninguna sobre la eliminación de las normas de la ONCCA que restringen la comercialización y exportación de carnes y granos, tal como se había requerido, provocando serias distorsiones a varias actividades.